Inicio Cazafotosub Los caprichos de la luz

Los caprichos de la luz

Cuando la luz atraviesa la superficie sufre tantos cambios que determina crucialmente el resultado de cualquier fotografía que tomemos bajo el agua. Las características del líquido elemento limitan mucho las posibilidades a la hora de sacar fotos. Veamos las opciones que tenemos.

El mundo subacuático que tanto nos apasiona encierra en su interior algunas propiedades físicas que dificultan en gran medida la toma de fotografías en sus aguas. La principal, y que de buen seguro ya conocéis, es la gran absorción
que ejerce el agua de mar sobre las radiaciones de luz. Esta absorción es selectiva y depende de la longitud de onda de la luz, siendo máxima para el rojo y mínima para el verde y el azul. De esta forma, en los primeros metros de agua ya perdemos el color rojo y a medida que descendemos todas las tonalidades de color se van apagando. Esto nos obliga a los fotógrafos submarinos a iluminar artificialmente la escena de nuestras fotos, para captar el auténtico color del fondo marino. Esta iluminación artificial la conseguimos gracias a un elemento indispensable: el flash.

Artículo publicado originalmente en el nº 122 de la Revista Pesca Submarina & Apnea.

fotografía submarina luz
Los peces plateados son especialmente difíciles de iluminar pues reflejan la luz del flash.

Posibilidades de iluminación

1. Fotografía sin flash

Sin el uso de flash podríamos tomar fotos con un mínimo de calidad en los primeros metros de la columna de agua, siempre en condiciones de agua limpia y mucha iluminación natural por parte del sol.

Con un balance de blancos correcto podríamos corregir la absorción de luz que ejerce el agua en estos primeros metros. A partir de -5 o -10 m, el uso de flash se vuelve imprescindible para tomar una fotografía del fondo marino con toda su riqueza cromática.

2. Flash interno

La práctica totalidad de cámaras compactas digitales disponen de un flash interno que podemos usar también debajo del agua, ya que las carcasas vienen equipadas con una ventanita para su uso. Esta opción suele dar buenos resultados en zonas de agua limpia, pero ofrece una desventaja, y es que el flash está situado muy cerca el eje óptico lo que en condiciones de agua sucia equivale a la aparición de partículas en la fotografía. La imposibilidad de moverlo también puede provocar sombras en ciertas circunstancias y su uso continuado puede acabar con la batería de la cámara en breve tiempo, mucho antes de que finalice el concurso de cazafotosub, por ejemplo. En este caso es imprescindible llevar una batería de recambio para poder acabar la prueba.

2. Flash externo

Disponer de un flash externo nos reportará un sinfín de ventajas. A la hora de elegir un flash externo debemos tener en cuenta ciertas consideraciones. Primero nos debemos asegurar de que el flash es compatible con la cámara, ya que existen algunas incompatibilidades entre modelos; después la conexión de flash debe ser compatible con la carcasa, teniendo que elegir entre una conexión eléctrica o una conexión de fibra óptica. Otro factor a tener en cuenta es que disponga de TTL si queremos usar esta opción y que en modo manual tengamos selector para regular la potencia, algo importantísimo en cazafotosub.

Como consejo os recomendaría un flash que vaya con baterías estándar (por ejemplo 1,5V AA), que podamos encontrar fácilmente en caso de emergencia. La luz piloto para el enfoque ya es un tema más personal, ya que hay fotógrafos que utilizan la que lleva el flash y otros que prefieren llevarla a parte, por ejemplo con una pequeña linterna acoplada a la carcasa.

Colocación del Flash

En la cazafotosub en apnea la colocación del flash externo es algo más sencilla que en otro tipo de fotografía subacuática, como puede ser la fotografía de ambiente con gran angular. Es más fácil porque la mayoría de cazafotosubs sólo trabajamos con un flash y siempre tenemos como objetivo a iluminar lo mismo: un pez. Un segundo flash podría ser muy útil para eliminar zonas de sombra en la foto, pero por contra nos restaría mucha movilidad al ir en apnea.

En situaciones normales, una buena situación para el flash externo es en vertical encima de la cámara, con una separación mínima de un palmo. Esta es la mejor posición para minimizar las sombras en nuestras fotografías y conseguir una iluminación homogénea. Es importante también que el flash se sitúe detrás del frontal y con una leve inclinación hacia arriba para iluminar al pez con el contorno del haz de luz. Esto tiene como finalidad reducir una de las principales pesadillas del cazafotosub: las dichosas partículas.

Una buena situación para el flash externo es en vertical encima de la cámara.

Si colocamos el flash en paralelo al frontal o con un ángulo descendente iluminaremos directamente la columna de agua con el haz de luz, aumentando las posibilidades que la luz se refleje en las partículas y aparezcan en la fotografía. Si las condiciones son de agua muy sucia se puede optar por separar más el flash de la carcasa, así aumentamos más el ángulo de incidencia del flash y reducimos aún más el reflejo en las partículas. Esto también nos puede ser útil al fotografiar peces de escama plateada como los espáridos, peces en los que es muy fácil que parte de ellos salgan sobreexpuestos por el reflejo del flash en sus escamas. Aumentando el ángulo de incidencia disminuimos esta posibilidad.

Otras situaciones en las que debemos variar la posición del flash son, por ejemplo, en
la fotografía en el interior de agujeros o grietas. En estas situaciones podemos situar el flash en un lateral, primero para facilitar entrar la cámara en el agujero y luego para evitar que la misma piedra obstaculice la luz del flash. Otro caso en que deberemos variar la posición es en la fotografía de minúsculos peces muy próximos al objetivo. En la posición normal del flash es muy posible que el haz de luz no llegue a iluminar el pez, porque éste está demasiado cerca y el haz de luz ilumina justo detrás de él. En este caso se puede avanzar el flash ligeramente por delante del frontal y modificar el ángulo haciéndolo más descendente. De esta forma conseguiremos iluminar correctamente al pez.